Nuestras cervezas

  1. Desde Bélgica una de las siete cervezas de abadía con denominación Trapense del mundo, en este caso, la variedad Blond Ale producida de manera artesanal en la abadía de Sint Benedictus De Achelse Kluis. La Abadía se sitúa en tierras flamencas, Bélgica. Color dorado de moderada turbidez presenta una cremosa corona de espuma blancuzca duradera hasta el último trago. Caja: 24 Unid. Graduación:

  2. La Augustijn la elaboran los monjes agustinos en su monasterio de Gante desde 1295. En la Edad Media, muchos monjes y frailes elaboraban y comercializaban su propia cerveza. A menudo, el agua estaba contaminada; por eso era más seguro beber cerveza, ya que se hervía durante el proceso de elaboración. La refermentación tanto en botella como en barril asegura una larga conservación con evolución del gusto.

  3. La Blanche de Bruxelles es una cerveza de tipo Witbier, las denominadas cervezas blancas a causa del color que presenta en copa, aunque en realidad este es más bien un amarillo pálido. La que si resulta muy blanca, además de abundante y densa, es la espuma que genera al servirla, prácticamente tres dedos que duran bastante en la copa. Principalmente, es una cerveza de trigo, pues este ingrediente representa un 40% de su composición, pero se diferencia de las cervezas de trigo más tradicionales por que este es sin maltear y por la adición de otros ingredientes, entre ellos el cilantro y la piel de naranja, que dejan unos aromas y un sabor muy especiales.

  4. Se trata de una cerveza de trigo ligera de cuerpo y muy refrescante gracias sobretodo a los toques cítricos . Con un color dorado turbio y una espuma blanca y fina notaremos en boca los toques cítricos de cascara de naranja y de limón y también toques a manzana y a flores.